Conexiones beethik: entrevista a Marta Esteve

Marta EsteveDirectora de la Fundación Carulla

1. ¿Qué te sugiere el concepto de ética de la responsabilidad radical?

¡Me sugiere ética! ¿Porque existe ética que no sea radical? Radical significa ir a la raíz y la ética tiene que ir a la raíz. De dentro a fuera y de fuera a dentro … sin excepción. La ética debe acompañar los procesos de corresponsabilidad que implica en las relaciones humanas … ¿Hay mayor responsabilidad que la que nos ocupa para entendernos unos con otros? Yo te diría que “la ética de la responsabilidad radical”, además “de ética”, me sugiere interconexión, interdependencia, construcción de relato, principios, alteridad, empatía …

2. La visión de la Fundación Carulla es: contribuir a crear un país abierto, cohesionado e integrador que sea generador de oportunidades. En este país que queréis ayudar a construir, ¿crees que debe haber unos valores compartidos? ¿Cuáles deberían ser?

Un país abierto es el mejor escenario para compartir conocimiento, experiencias y objetivos. Creemos en un país abierto que se construye desde el espíritu crítico, y con ganas de tejer relaciones para una convivencia rica y plural. Una sociedad cohesionada comparte anhelos, pero también debe compartir oportunidades y recursos. Más cohesión debe comportar más equidad, más igualdad de oportunidades, mejor acceso al conocimiento y a la cultura, generar espacios de debate y cocreación entre diferentes agentes y grupos de población … Queremos colaborar a hacer un país cultural, donde la generación de oportunidades sea un hecho creativo, cultural y educativo de primer orden.

3. Hace unos meses organizasteis Mutare, un espacio en el que más de 300 personas co-crearon un decálogo sobre los elementos que potencian los efectos transformadores de los proyectos culturales. ¿Qué papel puede jugar la ética en la transformación social desde la cultura?

Toda acción cultural debe concebirse como una acción de corresponsabilidad.

La creación cultural es completa cuando invita a participar al usuario final. Volviendo a la primera pregunta, te diría que no hay transformación social sin compromiso ético.

Transformar implica generar cambios, y por eso hay una profunda reflexión desde el inicio. Y aquí la ética. Pasar de la ética de uno mismo, a la ética de grupo y a la ética del proyecto cultural: cómo, cuándo, con quién, con qué recursos y qué.

4. Afirmáis que la cultura transforma cuando incide en la educación como pilar fundamental con el objetivo de fomentar personas más críticas. ¿Qué competencias crees que se deben trabajar desde la escuela para garantizar que tendremos líderes con competencias más éticas en las organizaciones de futuro?

La empatía, para ser capaces de ponernos en la piel del otro, de hacer valer sus razones y de encontrar, en las diferencias, oportunidades para construir sociedades más fuertes y conectadas.

La escucha, porque es imprescindible saber qué dicen los otros, y cómo nos lo dicen, para mejorar la comunicación, lo que nos permitirá crear más y mejores espacios comunes.

La creatividad, para imaginar nuevas y mejores soluciones.

El trabajo en equipo, para incidir en la responsabilidad compartida de todo lo que hacemos y que nos implica como sociedad.

La competencia artística, para ayudar a la construcción de una personalidad creativa, que interpele los retos de presente y futuro con planteamientos disruptivos, enriquecedores y diversos.

Competencia multi-cultural, para comprender sociedades cambiantes, con poblaciones de multitud de orígenes diferentes y en las que la cultura y la lengua de acogida deben servir para construir sentimiento de pertenencia desde la diversidad.

5. Hablamos de transformación de la sociedad desde la cultura. Pero ¿podemos hablar de transformación de la cultura de las organizaciones? ¿Qué papel puede jugar la cultura en esta transformación?

Para transformar la cultura de las organizaciones hace falta voluntad de cambio y horizontes comunes. Cambiar por cambiar puede generar resistencias incómodas, cuando en realidad, si se plantea correctamente, puede significar la oportunidad para nuevos retos y objetivos. Cambiar la cultura de una organización no debe implicar cambiar su misión ni sus valores u objetivos, sino permitir nuevos escenarios y estrategias, e invitar a nuevas personas a formar parte.

6. En tres palabras, ¿qué significa para ti incorporar la ética en la toma de decisiones?

Conciencia | Presencia | Responsabilidad