Una conexión beethik que llega tarde

Jordi JaumàVuela alto, Jordi

Jordi Jaumà siempre estuvo ahí. Amable, cómplice, abierto a cualquier propuesta, dispuesto a colaborar en cualquier iniciativa que le parecía que conectaba con la gestión responsable por la que apostó de manera pionera y decidida.

Desde el inicio de nuestra aventura quiso ser parte de la mejor manera que sabía: siendo altavoz amplificador y dándonos, siempre, espacio para compartir reflexiones desde Diario Responsable, medio del que fue creador y editor. 

Hace ya dos años de aquella entrevista en la que compartimos la ilusión por el nacimiento de beethik. Pero ha habido otras muchas ocasiones en las que, ante cualquier propuesta, su respuesta ha sido siempre sí. Y no cualquier sí, sino un sí convencido, incondicional, acompañado de esa sonrisa tan suya difícil de catalogar.

Y precisamente porque siempre estaba ahí, desde el primer momento tuvimos claro que él sería una conexión beethik sí o sí, porque ya lo era, pero al final hemos llegado tarde. 

Sirvan estas palabras como reconocimiento y agradecimiento sincero y profundo a un gran compañero de viaje.

Jordi, en el universo de conexiones beethik siempre serás una estrella con luz propia.

 

Conexiones beethik: entrevista a Felisa Palacio

Felisa PalacioDirectora general de Tarannà Viajes con Sentido

1. ¿Qué te sugiere el concepto de ética de la responsabilidad radical, especialmente en el contexto de excepcionalidad en el que nos encontramos?

El concepto de ética de la responsabilidad radical es la esencia, la semilla fundamental en la que se sostiene la responsabilidad social corporativa, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cualquier variante de las que venimos hablando en los últimos años vinculada a la gestión responsable y transparente de las empresas, organizaciones e incluso de las personas (más ahora durante esta situación de la Covid 19).

Es vital a la hora de poner en marcha el nuevo paradigma de vida, ya no hablo de empresas, la ética o en palabras sencillas, hacer las cosas bien, como toca en este momento hacer. De no ser así, cualquier acción que se realice producirá un efecto no deseado, o simplemente un “maquillaje” de cara al exterior.

La ética y la responsabilidad real recaen en la gestión empresarial liderada por sus propietarios, líderes o directivos, ese efecto dominó se multiplicará en positivo si las cosas se hacen bien. Ya no solo por un mundo mejor, sino por algo más terrenal, por una producción y consumo sostenible. Por un concepto de durabilidad en el tiempo.


2. Desde Tarannà Viajes con Sentido hacéis una apuesta por un turismo responsable, que deje atrás los hábitos de viaje nocivos para la sociedad y el medio ambiente y fomente buenas prácticas, aportando impactos beneficiosos en los destinos. En la situación actual, en la que parece que tendremos que cambiar nuestra forma de viajar por la pandemia que estamos sufriendo ¿cómo crees que será el turismo post-pandemia? ¿qué tendrá que hacer el sector para recuperar la confianza de las personas para decidirse a viajar?

Aquí hay un factor clave que tendrán que superar los viajeros y viajeras: el miedo. Para superar el miedo, tendremos previamente que salir de la incertidumbre o de ese misterioso futuro. Una vez estemos en ese momento, podremos hablar de nuevo de viajar con los cinco sentidos, con disfrute y seguridad.

Fruto de esta situación mundial generada por la Covid 19, surgirá una nueva manera de gestionar la empresa, en un entorno tecnológico diferente y acrecentado, que supone un reto y una oportunidad para nosotros. Afortunadamente en los últimos años hemos apostado por el desarrollo tecnológico y la RSC, lo cual nos hace sentirnos alineados con este nuevo paradigma empresarial.

En los últimos años las agencias de viaje con producto propio hemos conseguido salir delante de manera airosa con un tipo de viaje artesanal. También es cierto que en los últimos años se había producido un estallido del turismo, y muchas personas del planeta planeaban sus vacaciones “por su cuenta” a través de grandes OTAS, ofertas de fácil acceso directo o incluso comprando billetes de avión y hotel con servicios low cost.

Sin embargo hay ahora un factor nuevo, y es el de tratar el viaje con la perspectiva de la seguridad y la salud, y esto cambia mucho las cosas, no sé a cuánto plazo, pero al menos en un futuro próximo.

Ahora surgirá un nuevo concepto a tratar en un viaje, la salud y la seguridad.

Por mencionar una gestión importante realizada por Tarannà Viajes, destacamos la de repatriar a nuestros viajeros de manera inmediata desde cualquier parte del mundo cuando se inició el Estado de Alarma en España, y esto…. es inviable si compras un servicio suelto o billete on line.

Las agencias tendremos que hacer un especial trabajo de seguimiento y coordinación con nuestras oficinas en destino, tanto territorio local como internacional, para asegurar que se siguen los protocolos de salud establecidos durante el viaje, así como en los servicios que se vayan a ofrecer y que configuren ese viaje combinado. Alianzas y trabajo en equipo, será el éxito de este reto para nosotros.

Cabe remarcar que seguiremos apostando ahora más que nunca por el fomento de la economía local, fundamental en este nuevo mundo, la mejor manera de favorecer un deseado desarrollo sostenible y, por supuesto, nuestra apuesta y continuidad por la protección del medio ambiente y de la fauna.


3. En alguna ocasión has dicho: “Los valores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible son la semilla de Tarannà Viajes con Sentido” ¿Puedes explicarnos esta afirmación? ¿Cómo podemos aplicar estos valores en nuestros comportamientos viajeros? 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un magnífico iconográfico de retos, que sintetiza muy bien las prioridades por resolver en nuestro Planeta, más ahora si cabe con la situación que padecemos con la Covid.

Para Tarannà esto es una semilla, un vademécum con el que hemos venido trabajando durante muchos años: personas, prosperidad económica y planeta.

Desde la empresa al consumidor y desde el consumidor al consumo, de esta manera incluimos la actitud responsable del viajero y viajera, tanto a la hora de comprar servicios, como a la hora de realizar su propio viaje, una mirada triangulada que parte de una ilusión, la contratación de su viaje con una empresa que aplique sostenibilidad y el cuidado y respeto por las personas y el planeta.

Porque no deberemos olvidar que antes de la Covid 19 estábamos sumidos en un sistema económico deficiente, un cambio climático sin precedentes y graves problemas de migraciones y refugiados por todo el planeta, sin entrar en muchos otros retos globales.

El nuevo paradigma ha de nacer de este momento.

Dejamos aquí algunos de los hábitos de viaje que recomendábamos a nuestros viajeros y viajeras antes de la Covid, obviamente, seguiremos adelante con todos ellos y con los nuevos que habremos de incorporar relacionados con salud y seguridad:

  • Viajar con consciencia de nuestro consumo de energía y de agua.
  • Potenciar la economía local, que ahora es importantísimo.
  • Viajar de manera sostenible, que puede ser realizar un viaje de vacaciones anual, y no trayectos aéreos para una sola noche para visitar una ciudad.
  • Usar transportes alternativos, como el tren.
  • Cuidar el medio ambiente mediante la gestión de residuos durante el viaje.
  • No realizar actividades con animales en cautividad. Hemos sido pioneros en este ámbito y nos han replicado muchas agencias: no a los paseos en elefante, no a los zoológicos… no a actividades con animales salvajes en cautividad. También realizar avistamientos con unas pautas de sostenibilidad oportunas.
  • No comprar elementos de regalo hechos con restos de animales, vegetales o minerales en riesgo de exclusión.
  • Vigilar y cuidar el patrimonio cultural.
  • Utilizar alojamientos sensibles a la sostenibilidad. Nosotros trabajamos arduamente este concepto en todo el mundo con nuestros proveedores locales.
  • Cuidar el uso de los plásticos durante el viaje: llevar una cantimplora o bolsas de tela, por ejemplo.
  • Compensación del CO2.

Todos estos son pequeños gestos, pero si todos los viajeros del mundo hiciéramos algunos o todos ellos, algo cambiaría para mejor. Nosotros desde Tarannà trabajamos y trabajaremos para conseguir un turismo sostenible de la mano de nuestras oficinas receptivas en destino.

Desde nuestra conciencia individual generaremos lo global.


4. El turismo nos permite acercarnos y conocer otras culturas, otras maneras de vivir, y a veces no tenemos, quizás, el conocimiento suficiente para hacer un acercamiento respetuoso. Si tuvieras que describir brevemente cómo debería ser un comportamiento ético en nuestros viajes, ¿qué nos dirías?

Creo que el comportamiento ético se basa en una palabra: respeto. El respeto a las personas, a sus espacios, a su cultura, a sus costumbres.

No hace mucho me preguntaban en una mesa redonda hasta dónde llegan los derechos de las personas de hacer turismo o no hacerlo. Mi respuesta fue contundente, el derecho a hacer algo no nos da “derecho” a perjudicar a un tercero, al que visitamos. Yo puedo tener derecho a hacer 50 viajes al año de un día, pero no estoy pensando en el derecho que tiene la contraparte a preservar su espacio natural y su medio ambiente. Hasta dónde llega nuestro derecho sin invadir el derecho de los demás es una gran reflexión que tenemos que hacernos cada uno de nosotros. La respuesta es el consumo responsable.

Por lo tanto, un comportamiento ético, desde mi criterio, siempre se basa en el respeto absoluto. Hay una serie de acciones que solemos hacer en los viajes sin pensar – sobre todo si vamos a ver comunidades muy diferentes a las nuestras, atractivas y recónditas – como es el hecho de hacer una foto. Pero deberíamos preguntar previamente a esas personas, ya que puede ser que en su cultura suponga una agresión. No podemos pensar “yo he pagado un viaje y puedo hacer lo que quiera”. Tenemos que tener empatía con los locales. Siempre hay que preguntar.

Otro ejemplo es el hecho de dar dinero a los niños cuando viajamos, que puede parecernos bien desde nuestra sociedad occidental y desde nuestras creencias. Y esto es erróneo, no les estamos ayudando, les estamos empobreciendo, porque provocamos que sean cautivos de la calle, cuando deberían estar en los colegios.

Es muy importante conocer la jerarquía y forma de vida de estas comunidades, para gestionar la visita de manera correcta según sus costumbres y de nuevo, respetuosa.

Me parece muy importante también huir de visitas a comunidades que están folclorizadas para el turismo. Primero, porque les hemos transformado su forma de vida real, estas comunidades optan por un beneficio económico rápido y momentáneo, esto no es turismo sostenible. Pero además tampoco es una experiencia auténtica para el cliente, ya que no nos conecta con lo real, ni lo auténtico, nos conecta con un “Disney World” preparado.

Una manera de mostrar respeto hacia las comunidades es hacer grupos pequeños, que no sean invasivos. Respetar a los niños, respetar a la gente local, y, sobre todo, intentar que nuestra economía revierta en dichas comunidades. Y de esto último nos encargamos nosotros, como agencia de viajes, junto con las oficinas receptivas en el destino.


5. También apostáis de manera clara por las alianzas y la colaboración entre empresas (ODS 17). De estas uniones, salen iniciativas como la Gala Solidaria y los Cines de Conciencia ¿Por qué una pyme del sector turístico incorpora las alianzas en su manera de hacer? ¿Qué aporta a la empresa y a la sociedad?

Además de estas iniciativas, que quizás son las que tienen mayor visibilidad, hacemos voluntariado corporativo en el barrio, hacemos clases totalmente gratuitas en escuelas que nos lo solicitan para impulsar el turismo sostenible en los jóvenes estudiantes, participamos en varios proyectos de carácter social o medioambiental, como el Bosque viajero o la Ultraclean Marathon. Las alianzas son nuestra manera de trabajar a diario.

Todo esto nos aporta ser consecuentes con nuestros valores y nuestros compromisos de sostenibilidad que siempre comunicamos. Hay dos maneras de ver la vida: una, desde la cabeza (muy notable hoy en día en el planeta), y hay otra que incorpora un músculo fantástico, el corazón. Si incorporamos a la cabeza el corazón se crea una experiencia enriquecedora en la empresa, porque entonces no nos quedamos restringidos a lo puramente económico, sino que ampliamos la experiencia de vida profesional. Y desde el corazón y la mente Tarannà viajes dirige su mirada hacia el factor fundamental para nosotros, que son las personas.

Esto lo estamos haciendo desde que Tarannà abrió sus puertas hace 27 años, no es nada nuevo ni ninguna moda a la que nos hemos sumado. Tarannà empezó a hacer su primer evento social hace ya 26 años. En este evento denominado Concurso de Fotografía participaban equipo, clientes y proveedores. Y dentro de este evento ya se realizaba una rifa solidaria para atender algún proyecto social. Actualmente podríamos decir que suman más de 140 proyectos participados. Pero fue en 2008 cuando consideramos oportuno potenciar nuestra parte estratégica, dando la bienvenida a la RSC y la innovación con motivo de la crisis de aquél momento, estos dos conceptos han sido verdaderos focos fundamentales para ser quienes somos hoy.


6. En el ámbito de las pymes responsables de Cataluña sois un claro referente, no solo la empresa, sino también las personas que la lideráis ¿Cuáles son los valores que llevan a Felisa Palacio a seguir trabajando cada día por un mundo mejor?

Tanto Felisa Palacio como Ferran Martí (fundador de Tarannà y un motor incansable en la gestión de la colaboración) hemos dado un valor extraordinario a las palabras: consciencia, sociedad y personas, incluyendo en éstas últimas el medio ambiente o repercusión de la gestión en las sociedades futuras.

Es muy estimulante pensar que trabajamos gracias al motor de los valores, fundamentales para vivir con dignidad y prosperidad en un mundo cada día más incierto.

Es la solución al caos, es el momento idóneo para hacer este gran salto, empresas que contribuyen al planeta y la sociedad. Un valor añadido, cada día más respetado y exigido por los consumidores.

Sin estos valores de colaboración, comunicación, honestidad, trabajo en equipo y repercusión hacia los demás, no existiría Tarannà Viajes.


7. Por último, en tres palabras ¿qué significa para ti incorporar la ética en la toma de decisiones?

Transparencia, comunicación sana y responsable y colaboración con las personas.